Google+ Desde El Cosmos: El Arte de Morir

El Arte de Morir

La palabra "muerte" en occidente no produce el mismo efecto que en oriente. De este lado del hemisferio el hombre hace lo posible para evitar hablar del tema e incluso, a quien se encuentra en los últimos estadios de la vida, se le inyectan drogas cuyo único fin es retardar lo inevitable. Es tanta la aversión a la muerte que, cuando llega el momento, los seres queridos lloran desesperadamente a quien partió y quién partió, en realidad, no puede efectivamente continuar su camino porque es arrastrado por aquella carga emotiva, negativa. El sufrimiento producido por la desencarnación de un ser querido es netamente un problema cultural. En ciertas comunidades orientales la muerte es celebrada porque el significado cobra otro valor. Cuando fallece una persona su espíritu debe enfrentar una serie de planos kármicos hasta ingresar al Nirvana. Claro que no todos iniciarán el camino de igual manera, ya que primero deberán desprenderse de las ilusiones creadas por las religiones u otras creencias para así comprender la Realidad Objetiva. Sin embargo, al momento de morir no existe la religión ni la sociedad ni los hábitos y costumbres que aquella persona adquiriera en su vida. Ahora, el apego a lo conocido y a los sentimientos sí existe, de modo que despojarse de las "ropas carnales" resulta crucial para enfrentar el Bardo, según los budistas, o el Purgatorio, según el cristianismo. 
"El Libro Tibetano de los Muertos" (L.T.M) ofrece, entre muchas cosas, oraciones para guiar al desencarnado en su proceso al Nirvana. Asimismo detalla cada una de las etapas que atraviesa el alma desde que agoniza hasta que vuelve a encarnar. Las oraciones son actos de amor para lograr minimizar la confusión y el miedo de los primeros planos. 
"La comprensión de la Realidad depende totalmente de expurgar de la mente todo error, toda falsa creencia, y llegar a un estado en el que Mâyâ no controle más. Una vez que la mente se libera de todos los oscurecimientos kármicos, de la herejía suprema de que las apariencias fenoménicas - en cielos, infiernos o mundos - son reales, entonces aparece el Recto Conocimiento (...)" (extracto del L.T.M)
Hay una oración en particular del Libro Tibetano de los Muertos adaptado el mundo occidental que es de gran utilidad para el recién desencarnado. Son dos textos: "Invocación Obligatoria al Lector" y "Confrontando la Luz Clara". No voy a publicarlas por ser las mismas muy íntimas. Sólo las enviaré por email a quien las solicitase. 
En definitiva, como hay un arte de vivir también existe un arte de morir, porque todos, tarde o temprano, vamos a atravesar ese proceso. Y dependiendo de cómo se haya vivido los planos evolutivos y de amor serán más fáciles de alcanzar. 
Las personas que quedan en el mundo también se enfrentan a una enorme enseñanza, ya que es ardua la tarea de desembarazarse del ego y soltar a quien se amó verdaderamente. El apego es dañino.
Para concluir es importante saber que los lazos de amor, cuando no corresponden a amores posesivos, perduran infinitamente.