Google+ Desde El Cosmos: ¿Importa Realmente Creer en la Vida Extraterrestre?

¿Importa Realmente Creer en la Vida Extraterrestre?

Cualquier persona podría vivir toda su vida sin siquiera plantearse esta pregunta. Incluso el mero planteamiento de la misma no garantiza un cambio radical en su forma de aceptar la realidad. Ahora, ¿qué importancia supone aprender que el Sol es el centro del sistema solar y no la Tierra como se pensaba antes? Cualquier persona podría vivir con total normalidad sin siquiera saber esta verdad. Claro que hoy en día es más fácil acceder a la información, además si alguien pensara distinto no sería arrestado por la Inquisición ni lo acusarían de hereje. Sin embargo muchas de las verdades que aprendimos en el colegio le costaron la vida a más de uno. En la actualidad sería descabellado quemar vivo, en una plaza pública, a quien afirmase ideas contrarias a la Ciencia o Iglesia (ver Giordano Bruno).

No obstante, para la gente del siglo XVI fue trascedente conocer dicha verdad. El Hombre le cedió el centro del universo al Sol, y luego el Sol le cedió ese lugar a la Vía Láctea y, con el avance de la astronomía, nuestro planeta Tierra quedó aún más escondido y solitario en el cosmos.
El Hombre, ante esta verdad, comenzó a desarrollar su arte, la ciencia, su manera de participar en el mundo. Ya no se podía vivir igual que antes. La aceptación de ese nuevo paradigma logró que la gente se replanteara otras cosas, que saliera a las calles, que debatara su propia naturaleza.
Hoy estamos viviendo algo similar, más allá de estar parados en un escenario completamente diferente al del Renacimiento. Todavía oficialmente se cree que somos los únicos pobladores del universo y que la vida sólo se manifiesta en nuestro planeta. En otra escala, no pensamos muy distinto a los habitantes de la Edad Media.
Ahora el ser humano volvió a ocupar otro tipo de Centro, que, por supuesto, no se basa en su ubicación en el universo, sino en su existencia. Quizá haga falta la aparición de un nuevo Copérnico para que nuestra especie vuelva a replantearse su minúsculo y fascinante rol en el cosmos.
¿Importa realmente creer en la vida extraterrestre?
Yo creo que sí.