Google+ Desde El Cosmos: Luces de Erks y Characato

Luces de Erks y Characato


Ya se ha escrito mucho sobre la ciudad intraterrestre Erks en la Provincia de Córdoba, Argentina. Podríamos decir que el Cerro Uritorco es su mayor emblema. Sin embargo,últimamente se ha transformado en un centro turístico, de enorme atracción, en vez de ser aquel viejo cerro donde algunos iniciados deseaban conectarse con energías cósmicas. Si bien todavía hoy mantiene su prestigio espiritual no es allí donde la mayoría de las luces de Erks ocurren.
Los entendidos saben que dichas luces no se manifiestan en el cielo, sino abajo. En la tierra. En los vórtices de ingreso y salida de los habitantes del ultramundo.
Existe una zona particular ubicada entre Los Terrones y el Cerro Uritorco, donde, según la mayoría de literatura esotérica, se presenta el único portal físico de ingreso a Erks. Asimismo hay otras zonas, no tan conocidas, donde surgen las mismas luces y, si la persona está preparada espiritualmente, puede ser testigo o protagonista de un espéctaculo asombroso.
En La Cumbre, al costado de la ruta y a pocos kilómetros de Capilla del Monte, hay un monte de unos 1.000 metros de altura llamado Cuchicorral. Los amantes del parapente lo utilizan como trampolín hacia el vacío. Sin embargo de noche el escenario se transforma. El descampado, repleto de vegetación, que se observa a la luz del día se modifica para darle lugar a llamativos focos de luz, que se prenden y apagan, que se mueven y desaparecen. Incluso cambian de color. Allí, al borde del precipicio, se puede presenciar la intensidad de blancas luces que emergen de 100 km a la distancia como de a pocos metros. En tres oportunidades tuve la posibilidad de presenciar dicho espectáculo como así también de pequeñas naves no tripuladas y rojizas que flotaban sobre la vegetación.
Justamente a la izquierda de Cuchicorral, en dirección a La Falda, se encuentra Characato o "Tierra de Agua" en lengua de comechingón.
Characato es un pequeño pueblo o comunidad de 18 habitantes. Este pueblo está a 38 km, por camino de ripio, de La Falda. Es un valle montañoso donde precisamente se alza el Cerro Characato y los Tres Picos. La particularidad de la zona es que está cubierta de cuarzo, un material energético muy poderoso. Detrás de los Tres Picos hay una superficie llana donde, según los pobladores, nacen luces extañas. Estas luces suelen cruzar el firmamento y, en más de una ocasión, alumbrar el predio convirtiendo la noche en día. Allí las meditaciones son especiales ya que el silencio es absoluto y la luz doméstica no existe. No es casual que a orillas de esos cerros hayan cuevas comechingonas. Esta tribu indígena supo custodiar el Cerro Uritorco por considerarlo mágico.
Si la finalidad es saciar la curiosidad entonces nunca se logrará una verdadera conexión, en cambio, si el visitante presenta genuinos deseos de ascetismo espiritual entonces se correrá el telón y la realidad cambiará por completo.